Artículos

CINE Entrevista a Alicia Scherson - Lorena López y Paulo González

| CINE | ENTREVISTAS | CHILE |

Entrevista con Alicia Scherson,
directora de «Turistas» (Chile 2009)

— Gloria Lorena López y Paulo González Ramírez © de PuntoLatino entrevista a Alicia Scherson en Zúrich el 6 de mayo 2010 —

Turistas es para muchos considerada como una película ecologista, sin embargo Alicia Scherson no se declara militante del proteccionismo ecológico. Sin ser pesimista ni optimista, piensa que es un tema muy complejo el de la conservación de la naturaleza tal y como es. Prescindir de la presencia del hombre, sus máquinas y adelantos técnicos que en parte destruyen pero también construyen creando comodidad y posibilidades, no es siempre la mejor solución. Aunque Turistas nos muestre un paraíso terrenal con cascadas, ríos, pájaros, insectos exóticos, lo natural no se plantea sólo a nivel de la hermosa fauna y flora o del conjunto de paisajes que con una excelente fotografía se muestran, sino también a nivel humano y social: ¿Es natural tener hijos? ¿Es natural sentirse feliz al lado de un hombre de quien no se sabe nada e infeliz al lado del hombre con quien se han compartido muchos años de vida?

En esta película el protagonista es el parque ecológico y Alicia Scherson por medio de los personajes nos está diciendo de una manera honesta “amo la naturaleza pero soy una turista en ella”, además de reconocer la imposibilidad de narrar desde dentro. Ahí todos los personajes son ajenos al parque, urbanos, “transplantados”. Pero es también a través de los ojos de alguien “de afuera” que se pueden ver las cosas de otro modo, porque hay una curiosidad más grande por conocer lo que se ignora. Dramáticamente es muy útil contar los hechos vistos por un testigo, la posición de extranjero o extranjera, como ella misma lo ha sido por muchos años, es una posición privilegiada para observar.

Alicia es una mujer citadina, y le encanta la ciudad. Ya en el 2005 con su película Play había hecho a la urbe protagonista. Su ciudad es Santiago de Chile, de donde salió a los 20 años hacia Cuba dejando los estudios de biología, tras recibir una beca para encaminarse hacia el mundo del cine. Aunque estaba en el ámbito de las ciencias naturales, sentía que la actividad creativa tenía un gran peso en su vida, por eso la decisión de partir a Cuba para ella fue más existencial que profesional. En 1994, después de dos años de estudios cinematográficos en una de las escuelas con más prestigio en la materia, como dice ella misma “dio mil vueltas”, entre esas en Estados Unidos para hacer una maestría y en España. A Chile regresó en el 2002 como cineasta y con experiencia en el campo del guión y de los cortos “más bien experimentales” y en el video arte. Al comienzo de su regreso, como es obvio tras una larga ausencia, estaba fuera de la “escena” cinematográfica, pero a partir de su primer largometraje, Play, se convirtió en foco de muchas miradas y a partir de ahí empezó a formar parte de la escena de cineastas chilenos, que entre otras cosas no es muy grande, se podría hablar de una decena de profesionales en este campo.

Estas son algunas de las preguntas y respuestas que le dieron vida a nuestro diálogo con la directora:


— En Colombia hay una tendencia en el cine a tocar temas como el narcotráfico, la violencia, la guerrilla... ¿hay una tendencia parecida en Chile de seguir un tipo de cine?

— No, mira, cuando empecé había pocos directores. Antes no había tantas escuelas, ahora hay muchas, muchos egresados, han aumentado la producción. Antes teníamos la escuela de cine de Chile, de donde salían diferentes tipos de películas chilenas, con tendencia de temas sencillos y comunes, de la vida diaria. De improvisación. Hoy ha cambiado. Por la profesionalización de la labor. Hay una gran influencia del cine argentino. Muchos de los directores de hoy somos amigos, casi todos de la misma edad, y nos conocemos. Hace poco estuve en Colombia, me invitaron a leer exactamente guiones de largometraje, desarrollo de proyectos, me leí 32 y 28 eran de este tema. Y los otros eran tan extraños, como una película de vampiros y algo de la guerrilla. Pero sí, es así.

— Dime, Carla, en la película. Viene de una tensión total. Ella dice que no le gustan que la analicen, dinos, y tú
— (Risas) ¿Por qué me preguntas eso?

— (Risas) No, es que a Carla no le gusta que la analicen, ella se siente mal.
— Ella es neurótica, a pesar de que es científica, de que ella está analizando mucho, no le gusta que la analicen a ella. Claro, y uno como dierectora se expone al análisis. Me gusta que me analicen las películas, que las critiquen si les parece bien o no, cuando se descubren cosas nuevas estoy encantada. Pero el análisis del psicoanálisis, como a Carla me gusta menos.

— En la película Orlando le comenta a Carla la canción La fábula de los tres hermanos de Silvio Rodríguez. Cada uno camina de forma diferente, uno mira hacia arriba, otro hacia abajo y el último mira hacia todo lado.
— Sí, es desesperante. Carla es como el último hermano aunque no es el mejor. Si miras para todo lado nunca ves realmente nada. Su mirada está extraviada. Es una canción muy pesimista.

— ¿Y las chilenas cómo caminan? Orlando piensa que son más seguras que Carla.
— Sí, somos seguras.

— Ahora que entramos en estos temas raros, dinos Alicia. En qué idioma realmente hablan Ulrik y Carla en esa escena tan íntima.
— Es una escena en la que ellos están jugando, ella cree que él habla realmente noruego, ella le contesta, le inventa, y después él le sigue el juego. Lo que pasó realmente en la escena es que generó una situación muy íntima, y parece que por primera vez se estaban comunicando, después del juego de mentiras que venían haciendo. En el caso de Carla que debería estar cerca de su marido, está lejos y de Ulrik que apenas le conoce, vemos en esta escena una clara cercanía.


— ¿Y el pollo, era de verdad?
— Pues sí (risas). No es ecológico.

— Tenemos la escena de la araña, con los insectos, el paisaje, parece un montaje. Por la belleza.
— Sí, lo nítido. Pensé cambiarlo, pero es así. Es lo que tiene lo digital. Tenemos la tensión entre lo natural y lo artificial. La nitidez lo logra lo digital, la saturación de colores.

— Cuando miré la película me saltaron así palabritas, es para ti, una búsqueda, un encuentro, un choque, un mal entendido.
— Es un poco de todo. Hay como búsqueda y hay encuentro, pero lo que buscaste no es necesariamente lo que estabas buscando. Ella buscaba cosas. Por ejemplo muchos vamos a la naturaleza y queremos encontrar algo allá, pero normalmente no es así, la vida es más complicada.

— Mira, y la guitarra quemada.
— Es una escena que molesta, puede molestar.

— ¿Por qué la guitarra, para calentarse?
— Claro, para calentarse. Ella no puede tocarala. Es una provocación. Tenía que haber una guitarra en la película, por el camping y el fuego, la guitarra, Silvio Rodríguez. La guitarra está ahí. La banda sonora es de guitarra. Y en vez de poner una escena de guitarreo puse la escena de quemar la guitarra.

— Y se hace una traducción de la canción de Joy Division: love will tear us apart. Que tiene que ver mucho con la película, ¿no?
— Sí, es una canción muy triste y es una constante en la película. Pero también no porque quién sabe (risas).

— Al igual que vanidad. Su marido dice que no la sabía. Pero la sabe, ¿miente?
— No la sabía, él la recuerda, es el momento más romántico de la película.

— Y tu película favorita.
No sé, hay directores que me acompañan siempre, como Antonioni, es una clase de cine y tipo de cine que siempre está ahí, que me interesa. Me encanta el cine español, argentino... cine como contemporáneo, me gusta mucho ese cine.

— Y El futuro, Roberto Bolaños, de su novela Una novelita lumpen, que se da en Roma por cierto. Ya tienes los derechos, cuéntanos.
— Los tengo hace tiempo, de hecho ahora voy a Roma para filmar, es una novela cortita de Bolaños, algunos dicen la novela menos menor de Bolaños, como que la escribió por encargo, encargo editorial, son dos adolescentes, huérfanos y la hermana termina prostituyéndose. Ella establece una relación con un hombre, mantiene una relación extraña con su hermano y con la ciudad misma. Es muy rara. Pero veremos.

— Muchas Gracias Alicia por atendernos.
— Gracias a ustedes.

|| turistas en pl || turistas pág. oficial ||